Crónica de un ciclista pro cruzando los Alpes con una e-Road Bianchi (2)

ETAPA 4. QUEYRÀS- SUSA: (93 KM, 2783 MTS DESNIVEL)

Salimos otra vez con día despejado y caluroso. La visibilidad es perfecta. Iniciamos la jornada subiendo el Col de Izoard, uno de los mas míticos de los Alpes. Desde nuestra vertiente la ascensión son 14 km. Los 7 km primero mas suaves que los restantes, donde las medias del 9% son las protagonistas. A dos km de coronar nos encontramos en la Casse Desert. Allí paramos a hacer unas fotos para disfrutar de la belleza del lugar.

Una vez coronado el descenso tiene muy buen firme, curvas al inicio seguido de rectas donde puedes alcanzar velocidades  muy  altas. Una vez en Briançon iniciamos la subida al puerto de Montgeneve. Buen firme, carrera ancha pero muy transitada. En lo alto se halla la frontera con Francia. Son 14 Km tendidos con medias del 6% en su segunda mitad, la primera parte no tiene ni un 4% de media. Es un puerto prescindible para hacerlo en bici pero obligado para acceder al Col de la Finestre desde Briançon. Desgraciadamente no pudimos subir Finestre  porque se desató tormenta de verano mientras lo bajábamos teniendo que ir directamente a Susa sin subir mas puertos.

ETAPA 5. SUSA- VAL D’ ISERE: (86 KM, 2900 MTS DESNIVEL)

Esta mañana el calor vuelve a ser el protagonista, las nubes del día anterior desaparecieron en su totalidad. Tras 4 etapas me he familiarizado con todas las sensaciones que la bici eléctrica me proporciona. Acabo las jornadas cansado ( a esta bici también hay que darle pedales!) pero no tanto como mis compañeros, ni acumulo la fatiga como ellos.

Col du Mont-Cenis, un puerto de 30 km con sus primeros 15 prácticamente al 8% entre bosques. Después su pendiente suaviza, se abre la vista a prados, y acaba casi llaneando los últimos 7km. Tras bajar 10 por buena carretera llegamos a Lanslebourg Mont-Cenis. Allí subimos un pequeño collado de 3 km (Col de  Madelein), y luego un falso llano de unos 12 km hasta el pueblo de Boneval sur-Arc. Allí iniciamos la subida al Col de Iseran, 13 km a una media del 8% con dos tramos, de 1 km aproximadamente, de descenso al 3%. Al iniciar el puerto nos cayó otra lluvia fuerte  que afortunadamente duró poco y nos respetó el resto de la subida. Me quedé justo de batería en este puerto, a pesar de ponerlo sólo con la 1ª asistencia (30% de la potencia que aplicaba al pedal). Bajamos rápido los 14 km hasta Val d’ Isère  por una carretera con pocas curvas  al final y mucha vista al valle. Allí hicimos noche.

ETAPA 6. VAL D’ISERE- MEGÈVE: (108 KM, 2327 MTS DESNIVEL)

Parece que el calor y el sol vuelve a atacar de buena mañana. A las 8:00 AM  salimos de Val d’Isère bajando 30 km. Buena carretera aunque bastante tráfico. Llegamos a Bourg Saint Maurice donde iniciamos la ascensión al Col de Comet de Roselend, de 19 km la primera mitad,  algo mas dura que la segunda , ésta con medias del 7% y8%. En la segunda mitad del puerto se abren las vistas dando un espectáculo de verdes prados.

La bajada es aún más espectacular pasando junto al lago y posteriormente entre bosques hasta Beaufort. Allí comimos algo en un bar e iniciamos la subida ( a 35 grados!) al Col de Saisies, 15 km tendidos y donde pude disfrutar de nuevo de las ventajas de la e-road, adelantándome al grupo y estirándome a la sombra unos minutos. En la parte final de este puerto el tráfico vuelve a ser mas intenso.De allí bajamos hasta Megève donde hicimos noche.

ETAPA 7. MEGÈVE-THONON LES BAINS: (124 KM, 1577 MTS DESNIVEL)

Última etapa. Otra vez calor, sin nubes. El cansancio hace mella en los ciclistas y esta etapa la hicimos más suave que el resto, subiendo sólo el Col de la Joux Plane, de 13 km. Sus primeros 6 km son mas llevaderos que el resto, donde la pendiente apenas baja del 9%. De allí bajamos tranquilamente a Armoy (junto a Yhonon les Bains) donde acabamos el Stage. En este último puerto puse por primera vez la bici eléctrica a su 3ª asistencia ( 120% de la fuerza aplicada por mi) y , en tramos la  4ª asistencia ( 250%). Todo un lujo poder subir a 25 km/h en rampas del 10%!!! Como conclusión os diré que llevar una bicicleta eléctrica en un viaje de estas características, cuando tu entreno o capacidad física no esta al nivel, es una gran idea. Cruzar los Alpes en bicicleta es un viaje que no te puedes perder si tienes pasión por el ciclismo. Te permite vivir la experiencia, disfrutar de esos paisajes, pedalear con tus amigos sin quedarte atrás, incluso ayudando a aquellos que sí se quedan en algún momento. Todo eso sin dejar de esforzarte tú también. Además tienes toda la movilidad y puedes situarte ella donde tú quieras entre el grupo de ciclistas, incluso “estirarte” un rato a la sombra para esperarlos, si así lo decides. Por descontado el componente social lo tienes asegurado!. El único inconveniente es que la felicidad se acaba con la carga de tu batería. Es muy recomendable, en salidas largas, administrarla y hacer un buen uso de ella…Y si puedes entrenar un poquito, mejor.

Desde Noulimits queremos agradecer este super reportaje a  Oscar Alonso, médico, músico y todo un ciclista pro con muchísimos km de bicicleta de carretera. Oscar usó este año  la e-road por los Alpes con su grupo de amigos para realizar un Stage. También damos las gracias a todo el grupo de amigos, sin ellos el reportaje fotográfico no hubiese sido igual.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Déjanos tu correo y te enviaremos notícias y promociones de Noulimits!

No te preocupes por el SPAM. Nuestra filosofía es sencilla: te trataremos como nos gusta que nos traten a nosotros.
Puedes desuscribirte siempre que lo desees.

2019-03-02T11:52:56+00:0024 febrero 2019|Actividades|0 Comentarios

Deja Un Comantario